Denuncian que Fuerte de Samaipata está en riesgo por una sobreposición de límites

Radio Santa Cruz
Typography

La Secretaria de Desarrollo Humano de la gobernación cruceña, Paola Parada, informó este jueves que el Fuerte de Samaipata, uno de los centros arqueológicos más grandes del país, se encuentra en peligro de sufrir una afectación muy grave debido a la sobreposición de límites que ha generado una reducción de su espacio de protección.

Según la funcionaria, el sitio arqueológico corre el riesgo de perder el título de Patrimonio Cultural e Histórico de la Humanidad que le fue otorgado por la Unesco en 1998 por el daño que sufriría.

“Hicimos una inspección a los límites y linderos del Fuerte de Samaipata y evidenciamos que hubo un sobreposicionamiento por la dotación de tierras a propietarios privados”, indicó Parada en conferencia de prensa.

El espacio arquitectónico cuenta con una superficie de 260 hectáreas y se ubica a 120 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz. Según la denuncia de Parada, del total de su superficie, 65 hectáreas habrían sido otorgadas por el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) a personas particulares.

“Son ocho propietarios privados que estarían dentro de los límites del Fuerte de Samaipata. Estarían dotados de títulos ejecutoriados y son propietarios de un total de 65 hectáreas que pertenecen a este centro arqueológico”, agregó.

Según un mapa interactivo de Parada, la línea verde marca la superficie total del sitio arqueológico y los sectores azules son los que ya no serían de su propiedad porque habrían sido otorgados a propietarios privados.

Tal situación movilizó a las autoridades de la gobernación cruceña que ya solicitaron un informe técnico y jurídico al INRA para explicar en qué condiciones se entregó estos espacios pese al riesgo que conlleva ello para el Fuerte de Samaipata. Asimismo aseveró que no se conocen a los nuevos propietarios de aquellas tierras.

“Los patrimonios de la humanidad y patrimonios culturales deben tener una zona de amortiguamiento que garantice la protección del sitio patrimonial. En este caso la roca sagrada y las 260 hectáreas que la rodea son las que garantizan que no haya mayor destrucción”, dijo.

Parada también denunció que la malla metálica que la Gobernación instaló para demarcar los límites y la protección del Fuerte fueron removidos de su sitio en varios puntos que corresponderían a los sectores que ya no formarían parte de su superficie.

“El alambrado de protección estaba retirado en varios puntos, mismos que fueron georeferenciados para que nosotros podamos ver dónde se habían hecho la afectación”, agregó.

ANF