Fenatrahob denuncia que cada día cinco trabajadoras del hogar reciben maltrato

Radio Santa Cruz
Typography

“Vieja maldita”, “Inútil”, “imilla ignorante, “te voy a descontar de lo que comes”, son algunas de las amenazas que reciben a diario las empleadas domésticas, según la Federación Nacional de Trabajadoras del Hogar de Bolivia (Fenatrahob) que atiende entre cinco a 15 denuncias diarias: cinco son por maltrato y “esclavitud” y 10 por vulneración de derechos laborales.

La secretaria ejecutiva de Fenatrahob, Gregoria Gabriel, informó que esa organización recibe a diario denuncias de las trabajadoras contra sus contratantes y orientación en caso de despidos y maltratos similares al caso de doña Tomasita que trabajó por más de 36 años sin recibir remuneración.

“Las compañeras vienen y se lloran aquí, nos cuentan que han sido maltratadas, que reciben insultos, que nos les dejan comer o no les dejan salir. Es bien triste escuchar esas denuncias en pleno siglo XXI y peor cuando se habla del proceso de cambio, eso no hay para nosotras. No sabemos qué es el vivir bien. El caso de Tomasita es uno de muchos que hay”, remarcó.

Agripina, mujer oriunda de Potosí, llegó hasta la ciudad de Cochabamba con la esperanza de buscar mejores oportunidades de vida e incluso “vestirse mejor”.

Una vez que encontró trabajo, sus empleadores le prometieron buen sueldo y trato agradable, pero con el pasar del tiempo nunca recibió salario.

Cuando reclamaba le decían que su dinero “estaba guardado” y le prometían que pronto le iban ayudar a sacar su certificado de nacimiento y cédula de identidad para que “sea alguien en esta vida”, pero nunca sucedió.

Su situación empeoró. Recibía malos tratos cada vez que reclamaba su sueldo, por lo que prefirió quedarse callada. Sin dinero, un día llegó a pedir prestado de una tienda pan y un pilfrut para calmar su hambre.

La dueña de la tienda al enterarse de su situación informó a las autoridades y la Fenatrahob para que ayuden a la mujer.

Antonia Cuno, trabajadora del hogar de La Paz, contó a ANF que una de sus hermanas a sus 10 años fue entregada por su padre a una “madrina” de la ciudad para que ayude con los quehaceres del hogar, pero jamás recibió remuneración.

“A mi hermana le ha entregado mi padre, no sé por qué, tal vez por deuda o porque no tenía plata. Cuatro años después él ha muerto y mi hermana sigue trabajando”, señaló.

Cuno a sus 8 años, luego de la muerte de su progenitor, tuvo que migrar del área rural hasta el centro paceño para no ser una “carga” para su madre y sus hermanos menores.

“Me vine pensando que iba encontrar un buen trabajo, ganar mi plata, vestirme bien y estudiar, pero me rompieron esas ilusiones. Te maltratan, te hacen trabajar gratis”, señaló.

20 años de trabajo y cobra Bs 2.000

Uno de los casos que llamó la atención de la organización fue de una mujer que se comunicó esta jornada desde Achumani a la línea gratuita 800-10-0069, pidiendo ayuda porque sus empleadores le amenazaron con descontarle de su salario la hora que utilizaba para almorzar.

Al indagar sobre el caso, las representantes de Fenatrahob se enteraron de que la trabajadora del hogar prestaba sus servicios hace 20 años en esa casa, los tres últimos lo hizo “cama afuera” y su sueldo era de Bs. 2.000 mensual.

Además, según la propia trabajadora nunca sacó vacaciones por esos años trabajados, ya que sus empleadores le decían que ellos no tenían esos beneficios en sus respectivas fuentes laborales.

“Ella trabaja ocho horas, y el tiempo que utiliza para comer, sus patrones quieren descontarle ¿cómo puede ser? Le han amenazado que si no repone esa hora, le van a descontar y todavía le pagan 2.000 bolivianos y no le dan vacaciones porque supuestamente ellos (empleadores) no tienen en sus trabajo, eso es problema de ellos y no por eso puede violar los derechos laborales”, dijo la representante de Fenatrahob.

Despidos sorpresivos

De acuerdo a Gabriel, los meses de septiembre, octubre y noviembre un gran número de trabajadoras del hogar son despedidas intempestivamente, según dijo, porque los empleadores quieren evitar el pago de aguinaldos.

“En esas fechas hay harto despido de las compañeras porque no quieren pagar el aguinaldo, luego el mismo empleador te llama en enero o febrero para decir ‘si quieres volvé nomás’ o ‘los chicos te extrañan’ y como una no consigue trabajo rápido regresa y así ocurre cada vez”, indicó.

Lorenza Choque, otra trabajadora del hogar, relató que este jueves fue despedida de su fuente laboral ubicada en Alto Obrajes sin ninguna explicación clara de parte de su empleadora.

“Estaba desde el 10 de mayo y hoy día me ha retirado. La otra semana le estuve reclamando pasaje porque vivo en El Alto y me ha dicho eres ‘una abusiva’, ‘acaso crees que me llueve la plata’. De eso parece que se ha enojado la señora y me ha botado”, señaló a este medio de comunicación.

Choque añadió que ingresaba a las 07.30 a trabajar y salía a las 22.00, por ese tiempo percibía un total de Bs 2.000, e incluso denunció que en una oportunidad su empleadora no le quiso abrir la puerta por más de media hora.

“Bien mala es la señora, el caballero nomás es bueno, él nunca me ha dicho nada. Una vez no me quería abrir la puerta, ni siquiera he llegado tarde. Estaba media hora tocando el timbre y cuando ya estaba por irme, bajó y me dijo que no había escuchado el timbre. He aguantado porque soy madre sola y tengo que mantener a mis hijos”, se lamentó.

De las denuncias que recibe la organización, una gran mayoría es por la vulneración de los derechos laborales, incumplimiento de beneficios sociales, despidos, salarios y otros. Hasta la fecha hay 300 procesos que atiende el centro Jurídico de la Fenatrahob, de los cuales un 10% se soluciona por conciliación y el resto se queda estancado en el proceso o es abandonado por las trabajadoras por falta de dinero y tiempo para asistir a las audiencias.

“Muchas no siguen porque el proceso es largo, en Cochabamba un caso de salarios devengados se ha resuelto en 11 años. Eso desanima a las compañeras y los empleadores aprovechan eso y alargan los procesos porque no se presentan o hacen suspender”, indicó.

Según su percepción, San Ignacio de Moxos, Potosí, Oruro y Trinidad son donde más se vulneran los derechos de las trabajadoras del hogar. Pero, aclaró que no todos los empleadores son “malos”.

“Del 100%, un 10% es bueno, te apoya, te impulsa para que estudies. Es consciente sobre tus beneficios sociales y las vacaciones, pero la otra parte es abusiva, no valoran el trabajo”, argumentó.

En emergencia por el caso de Tomasita

Las trabajadoras del hogar de los nueves departamentos del país se declararon en emergencia por el caso de Tomasa Machaca y exigieron que las autoridades esclarezcan los hechos denunciados por la víctima que asegura que trabajó por más de 37 años sin sueldo y en encierro.

“Hemos visto que las autoridades están apoyando el caso, pero como trabajadoras del hogar en cada departamento han mostrado su repudio a este caso. Que el Gobierno sepa que no es el primero ni el último, ellos tienen que hacer un monitoreo de todas las compañeras para ver qué estado trabajamos”, indicó.

ANF