Una reunión interinstitucional realizada el martes en la ciudad de Riberalta, declaró emergencia en la provincia Vaca Diez, departamento del Beni, y constituyó un comité de defensa del derecho que tiene la población a la comercialización de la castaña que se constituye en la principal fuente de sus ingresos, reportó radio Riberalta para la red Erbol.

La medida surge ante el anuncio de zafreros campesinos, indígenas e incluso del propio Gobernador de Pando Luis Adolfo Flores, de no dejar sacar una pepa de castaña para que los zafreros lleven a las beneficiadoras de Riberalta, y más bien buscar compradores en el Perú y Brasil para vender directamente la castaña.

Por ese motivo conformaron un comité jurídico para tomar acciones legales contra el gobernador pandino, por atentar al derecho del trabajo estipulado en la Constitución Política del Estado y las normas laborales.

Expresaron un apoyo incondicional a la cadena productiva de la castaña de la región amazónica y solicitaron una sesión ampliada a la brevedad posible con senadores y diputados, de la Asamblea Departamental, intervención política del Gobernador del Beni y del Subgobernador de Vaca Diez, y Corregidores de Riberalta y Guayaramerín.

Las instituciones de Riberalta exigen garantizar la libre locomoción en el territorio nacional, siendo extensivo el derecho a la recolección de la castaña; garantizar la actividad castañera y su comercialización de acuerdo a las normas nacionales e internacionales para proteger la sostenibilidad en la región amazónica.

Asimismo se pide la militarización de la región fronteriza de Pando para evitar la fuga de la castaña hacia Brasil y Pando.

ERBOL

En el municipio beniano de Reyes, provincia Ballivián, el Instituto de la Cultura y Lengua Maropa concluyó la gestión destacando una serie de acciones que tienen como objetivo revitalizar la lengua de este pueblo indígena, uno de los 36 reconocidos por la Constitución Política del Estado.

Según el director del Instituto, Leno Arteaga, dijo a la Red Amazónica Satelital, que los hablantes del idioma durante la gestión se han reunido y han trabajado en la aprobación del alfabeto Maropa, para a partir de eso iniciar con la producción de textos con el apoyo del Instituto Plurinacional de Lengua y Cultura.

Según explicó Arteaga, el idioma Maropa cuenta ya oficialmente con un alfabeto de 25 letras, antes solo se contemplaban 19, pero luego de un análisis lingüístico se determinó que había sonidos del idioma que no estaban incluidos, de ahí es que se aumentó el número de letras.

Según el reporte, en Reyes se ha llevado en esta gestión una olimpiada de la lengua Maropa, con la participación de estudiantes de inicial, primaria y secundaria, entre otras actividades que incluyeron también a docentes, funcionarios públicos y población en general.

La historia del pueblo Maropa está íntimamente vinculada a la antigua Misión de Los Santos Reyes, que fue creado con el objetivo de evangelizar a los grupos indígenas del área ubicada entre el río Beni y el lago Rogaguado, de hecho también se conoce a este pueblo como Reyesano. Su idioma pertenece a la familia étnico-lingüística Tacana.

Escuche el reporte de José Antonio Gómez desde radio Eco.

Foto: Ministerio de Educación

Inicia noviembre y el norte amazónico boliviano se apresta al inicio de la zafra de castaña, el principal ingreso económico de esta región, las primeras familias ya salen rumbo a la selva y en Riberalta y Cobija se negocia el precio de este producto, con la esperanza de que en esta gestión la producción alcance los niveles acostumbrados y no genere pérdidas como sucedió en la zafra anterior.

El corresponsal de la Red Amazónica Satelital en Cobija, Juan Domingo Yanique, informa que campesinos e indígenas negocian con la Asamblea Legislativa de este departamento una normativa que establezca el pago de bs. 1200 por la barrica de castaña (contiene 72 Kg.).

Se espera que la próxima semana la Asamblea Legislativa pandina contemple esta normativa.

Escuche el despacho de Juan Domingo Yanique de radio Pando.

Por su parte, la Federación de zafreros de castaña de Riberalta envió su pliego petitorio a las instancias que aglutinan a los empresarios, en el que solicitan un precio de bs. 200 por caja de castaña (22 kg.) puesta en lugares de acopio en el bosque.

El pliego, que deberá ser negociado con empleadores y representantes del ministerio de Trabajo, incluye también otros puntos que tienen que ver con los derechos laborales de los zafreros, que suelen transportarse con toda su familia hasta el bosque para recolectar los cocos de castaña.

Según el reporte, hasta 10 mil familias llegan a ingresar a la selva amazónica en busca de este producto, que el año pasado escaseo debido a la falta de lluvias.

Escuche el despacho de Javier Bernal de radio Riberalta.

Foto: Internet

En el norte amazónico ya caen los primeros cocos de castaña en la selva y los barraqueros se preparan para la pre zafra, con la esperanza de que en este nuevo periodo de recolección de la almendra la producción vuelva a los estándares normales, según reportó desde Riberalta Javier Bernal a la Red Amazónica Satelital.

De acuerdo al reporte, las primeras lluvias de la temporada traen consigo la caída de los primeros cocos en cuyo interior se encuentra la almendra de castaña, las primeras cajas se venden hasta en 400 bs.

Ante estas noticias los empresarios barraqueros alistan los centros de recolección para enviar a las primeras familias que se trabajan en este rubro, a lo que se denomina pre zafra, luego de la cual cientos de familias ingresan a la selva a recoger los cocos.

En la anterior zafra los resultados no fueron los acostumbrados, como consecuencia de las pocas lluvias, dejando deudas entre las empresas y los recolectores.

Las organizaciones de zafreros de castaña se preparan para negociar los contratos colectivos que definen el costo de la caja de castaña, así como otras condiciones laborales.

La economía de Riberalta y el norte amazónico depende fuertemente de la cadena productiva de la castaña, la poca producción de este año ha generado una crisis económica en la región por lo que se espera una buena zafra para la nueva gestión que se inicia.

Escuche el reporte de Javier Bernal de radio Riberalta.

Foto: Intenet

Productores del chaco boliviano se reunirán este 10 y 11 de noviembre en una cumbre agropecuaria en la ciudad de Yacuiba, espacio en el que debatirán las normativas para fortalecer la producción en esta región, al mismo tiempo, campesinos de Yacuiba anunciaron que denunciarán la introducción de productos transgénicos al país desde Argentina.

Según reportó Juan Carlos Castillo a la Red Amazónica Satelital, los campesinos aseguran que los transgénicos ingresan de contrabando, pero también de forma legal a nuestro territorio, perjudicando a la producción nacional por sus precios más bajos.

Según el reporte, la preocupación de los campesinos de Yacuiba pasa por cómo competir con los productos transgénicos que supuestamente tienen un rendimiento mayor que el tradicional y sus costos son menores.

Escuche el reporte de Juan Carlos Castillo de radio Frontera de Yacuiba.

Foto: internet

Las costumbres del pueblo guarayo con relación al entierro de sus muertos, una mezcla de paganismo y religiosidad, se practicaron hasta los años 40 o 50 del siglo pasado, refirió el profesor jubilado y difusor de las costumbres y tradiciones, Miguel Cuñanchiro Castro.

El octogenario hombre señaló de forma puntual tres costumbres ancestrales:

1. Al morir un guarayo, hombre o mujer, se lo enterraba con la cara hacia el poniente, porque según la mitología de este pueblo ahí mora el Abuelo Tumpa (dios) y una vez que despierte irá en esa dirección a su encuentro.

2. Lo enterraban con sus armas, porque se creía que el “más allá” las necesitaría, tanto para cazar como para defenderse de otros seres.

3. Las tumbas, siempre en el suelo, los primero tres días eran cubiertas con parichi (hoja de palmera de cusi trenzada), para hacer sombra al cuerpo y así no se corroa antes de ir al encuentro del Abuelo.

Texto: Desther Ágreda de radio La Misión de Ascensión de Guarayos

 

Comunidades de las provincias Vallegrande y Cordillera se reunieron en Tatarenda, territorio de Gutiérrez, para analizar el tema del proyecto hidroeléctrico Rositas, que se desarrollará en estas zonas.

Según reportó radio Yaguarí de la Red Amazónica Satelital, los representantes de diferentes comunidades continúan preguntándose en qué les beneficiará el proyecto y sobre todo cómo afectará la vida en la región.

José Luís Sandoval, presidente del comité de defensa tierra-territorio de Vallegrande, aseguró que las comunidades indígenas y campesinas que habitan en la zona de influencia del proyecto no están de acuerdo con el mismo.

Según Sandoval se ha pedido reuniones con instancias nacionales, como la Empresa Nacional de Electrificación, e incluso con la Gobernación, sin embargo, no se han realizado y no se tiene información sobre los efectos del proyecto para las comunidades del lugar.

Escuche el reporte de Lucio Arteaga Cabrera

Foto: ENDE

Más artículos...