Ivi Marae, es la filosofía guaraní, traducida en la búsqueda de la tierra sin mal, lugar del buen vivir. Tierra fértiles, buenas, productivas, suficiente, agradable, tranquila apacible.

A través de este programa radiofónico producido por radio Santa Cruz Charagua, Fundación IRFA, respondiendo a la necesidad de las comunidades guaranís, en el marco de su proyecto educativo, motiva las prácticas de emprendimientos económicos productivos comunitarios, aplicando los conocimientos y saberes locales para alcanzar el buen vivir.

En nuestro 5to programa conversamos con Joaquin Melean, participante de IRFA y apicultor destacado de la zona Charagua Norte.​

Además en nuestro 6to programa dialogamos con Silvia Avelino, participante de IRFA, presidenta de la asociación de mujeres de Ipitakuape, Zona Parapitiguasu.

Ivi Marae, es la filosofía guaraní, traducida en la búsqueda de la tierra sin mal, lugar del buen vivir. Tierra fértiles, buenas, productivas, suficiente, agradable, tranquila apacible.

A través de este programa radiofónico producido por radio Santa Cruz Charagua, Fundación IRFA, respondiendo a la necesidad de las comunidades guaranís, en el marco de su proyecto educativo, motiva las prácticas de emprendimientos económicos productivos comunitarios, aplicando los conocimientos y saberes locales para alcanzar el buen vivir.

En este tercer programa en guaraní conversamos con Francisco Fernández, ex dirigente indígena, con quien hablamos acerca de enfermedades comunes entre el ganado y sus tratamientos curativos.

Escuche el programa completo.

Foto: IRFA

En el marco del 5to aniversario del Instituto Plurinacional de Lengua y Cultura, invitamos a 5 hablantes de idiomas indígenas a conversar sobre la situación de sus lenguas nativas y también la cultura de sus pueblos y naciones, así nos acompañaron hablantes del Guaraní, Monkoxi, Zamuco, Quechua y Creole afroboliviano.

Así, Gladis Gonzales del pueblo guaraní, Trini Alcántara hablante del Monkoxi, Rebeca Chiqueno del pueblo ayoreo, Wilber Cutipa hablante del quechua y Vianka Montecinos de pueblo afroboliviano, nos acompañaron dejándonos detalles de los avances en la revitalización de sus lenguas y al mismo tiempo de su cultura.

Escuche la mesa radial completa.

Foto: Fundación IRFA

Ivi Marae, es la filosofía guaraní, traducida en la búsqueda de la tierra sin mal, lugar del buen vivir. Tierra fértiles, buenas, productivas, suficiente, agradable, tranquila apacible.

A través de este programa radiofónico producido por radio Santa Cruz Charagua, Fundación IRFA, respondiendo a la necesidad de las comunidades guaranís, en el marco de su proyecto educativo, motiva las prácticas de emprendimientos económicos productivos comunitarios, aplicando los conocimientos y saberes locales para alcanzar el buen vivir.

En este segundo programa en guaraní conversamos con Odilon Garcia, comunario de Guirakuputi, productor de miel integrante de la asociación Eirenda de la Zona Charagua Norte.

Escuche el programa completo.

El murmullo de la brisa y el brillo del lucero del alba anunciaban el amanecer; mientras tanto, los participantes a la “Feria Educativa Productiva” se alistaban al son del canto de los gallos y las cigarras que se escuchan cada vez más agudo. Está por venirse una jornada histórica para el territorio autónomo guaraní “Charagua Iyambae” en materia de educación.

El trinar de las aves acompaña la preparación de los respectivos espacios que están haciendo los participantes que vinieron de las capitanías Parapitiguasu, Charagua Norte, Alto y Bajo Isoso; la zona Charagua Pueblo y Estación; pero también, invitados de otros lugares del territorio guaraní. El sol de a poco comienza a calentar y con ello la emoción de los expositores.

En la Unidad Educativa 2 de Abril, lugar donde se realizó el evento, se comienza sentir la magia de la fiesta. La música comienza a sonar y por el micrófono el animador anuncia el programa que se tiene preparado para la ocasión. La gente comienza a llegar ávida por ver las novedades. Los estudiantes del nivel primario juegan por los espacios peatonales, haciendo que el ambiente adquiera un toque familiar muy característico de las comunidades guaraní, donde el “oka” (patio) es el lugar idóneo para el regocijo.

Las autoridades políticas, educativas y de organizaciones comienzan a subir a la testera para tomar sus respectivos lugares. Se está por dar inicio de manera formal al evento. Mientras tanto, los organizadores están al pendiente y cuidando cada detalle para lograr el propósito. Desde la Fundación Instituto Radiofónico Fe y Alegría (IRFA) la feria tenía el objetivo de socializar los aprendizajes adquiridos por las/los participantes del programa “Ñañope Yande Yemboe (Tejiendo Nuestra Educación)” bajo el paraguas normativo de la Educación Intracultural Intercultural Plurilingüe y Educación Técnica Productiva para jóvenes y adultos en el Nivel Primario, Secundaria y Educación Permanente, para consolidar el Ivi Maraëi (Tierra Sin Mal) en el proceso a la autodeterminación y autogobierno, a través de una educación pertinente a las necesidades, expectativas e intereses de la familia, comunidad y la organización.

Este magno evento se desarrolló en el marco del proyecto Educación Intercultural Bilingüe (EIB) para jóvenes y adultos: construcción de una propuesta educativa con el pueblo guaraní y guarayo de los municipios de Charagua y Urubichá, apoyado por el Servicio de Liechtenstein para el Desarrollo (LED).

El acto ha comenzado. Las autoridades van haciendo uso de la palabra para dirigirse a los concurrentes. Los visitantes, mientras escuchan los discursos van deleitándose con los productos que están siendo exhibidos. ¡De pronto! Un momento de solemnidad se apodera del ambiente: el maestro de ceremonia ha anunciado la lectura de un documento firmado por los expositores de la feria dirigida y entregada a las autoridades presentes.

El discurso “Ñañope vaerä yande yemboe jare ñamomiräta vaerä ñande mbaraviki ñane rëtape (Para forjar nuestra educación y fortalecer la producción en nuestro territorio)” fue escrito y leído en guaraní y castellano, entre sus planteamientos manifiesta: que la feria sea asumida como política del gobierno autónomo; que se considere estratégica la educación alternativa para consolidar el proceso autonómico; que se vea como una estrategia pedagógica considerar a los Arakuaa Iya y Ñee Iya (los que manejan el don de la sabiduría y la palabra) en el sistema educativo de la autonomía; fomentar las iniciativas económicas productivas sin perder el ñande reko (modo de ser) guaraní; trabajar en la elaboración de una Ley Autonómica que ponga en funcionamiento el Fondo Editorial establecido en el Estatuto. (Ver el documento completo en: http://irfabolivia.org/index.php/mpeducacion/24-educacion-intercultural-bilingue/1489-para-forjar-nuestra-educacion-y-fortalecer-la-produccion-en-nuestro-territorio).

El acto de inauguración de la feria se cerró con el compromiso de las autoridades de trabajar las propuestas planteada por los participantes de la feria.

Los tiempos se dieron la posta, la mañana dejándole el lugar a la tarde para que siga iluminando. En tanto que, por sí mismo, el evento entró en una segunda parte y la difusión de lo que estaba aconteciendo por las ondas radiales de la Radio Santa Cruz hacía más especial aún este espacio de promoción; al respecto, se puede esbozar lo siguiente aspectos:

• La interacción de los participantes con las autoridades, la población de Charagua en general y, en particular, con los estudiantes ha sido el hecho social que puede posibilitar una interrelación de cohesión intercultural.
• En las muestras se podía ver la articulación del currículo base (intercultural) y regionalizado (intracultural) en los procesos pedagógicos. De igual forma, el manejo lingüístico bilingüe (guaraní y castellano) en los textos y en las exposiciones fue el común denominador.
• Se ha podido apreciar una gran riqueza de variedades interesantes de productos en base al maíz, el algarrobo, la miel, sábila, mistol…; plantas medicinales, tejidos, artesanías, gastronomía guaraní, producción de materiales bilingües, música, propuestas de normativas, etc.
• El intercambio de experiencia entre participantes de las diferentes zonas ha sido interesante. Más relevante aún fue porque, en su mayoría, eran jóvenes y adultos los que estuvieron participando del evento.
• Los habitantes del Territorio Autónomo “Charagua Iyambae” han podido conocer de cerca los resultados de las acciones que vienen desarrollando las instituciones. Asimismo, la importancia de las sinergias institucionales y temáticas, por ejemplo: la articulación y visión de integralidad de la educación y producción, que IRFA viene desarrollando a lo largo de su apoyo a la nación guaraní y que fue importante para lograr el éxito de la feria educativa productiva realizada.

A la postre, es menester mencionar que una actividad de gran magnitud, como la feria educativa productiva, requiere de recursos humanos, económicos, logísticos, entre otras cosas. Al respecto, el rol de IRFA y el apoyo del Servicio de Liechtenstein para el Desarrollo (LED), fueron cruciales para el éxito de la feria.

En síntesis, lo que nos ha dejado la Feria Educativa Productiva “Charagua Iyambae” 2107 es un espacio con proyección de cara a fortalecer el proceso autonómico. Éste evento se ha llevado a cabo el 28 de noviembre del año en curso en Charagua y estuvo organizada por IRFA, Centro de Investigación y Promoción del Campesinado – Regional Charagua, Fundación Centro Arakuaarenda y Visión Mundial Bolivia, en coordinación con las cuatros capitanías, la Dirección Distrital y el Gobierno Autónomo Charagua Iyambae.

Territorio Guaraní – Bolivia, 30 de noviembre de 2017

El sol cae sin clemencia sobre el Isoso. El viento sopla con fuerza levantando arena, “apenas es el segundo día de viento, así que no está muy fuerte”, advierte un isoseño, que asegura que el viento en este lugar tiene un ciclo de cuatro días en los que de a poco va aumentando en intensidad. Bajo la sombra protectora un mistol, árbol característico del chaco, se reúnen participantes del programa de educación alternativa Ñañope Ñande Ñemboe, dirigentes del lugar y personal de Fundación IRFA.

Kuarirenda, comunidad que se encuentra en lo profundo del Bajo Isoso, “es la última” indican en referencia a que después de ella ya no hay más comunidades. A más de 150 km de Charagua, Kuarirenda está más cerca de Pailón, que se encuentra “como a 100 km”, aunque claro el camino es menos transitable que el que nos trajo desde la capital del territorio indígena Charagua Iyambae.

En Kuarirenda hay 13 participantes de primaria y 26 participantes de secundaria de Ñañope Ñande Ñemboe (Tejiendo Nuestra Educación), jóvenes y adultos que mediante la Educación Intra e Intercultural Bilingüe (guaraní-castellano) pueden continuar y concluir sus estudios, se trata de un programa desarrollado por Fundación IRFA, con el apoyo de LED, y que cuenta con el reconocimiento del Ministerio de Educación.

En la comunidad, su Capitán, Jhonny García, nos cuenta que la electricidad recién llegó en agosto del año pasado, mientras que el agua todavía no es suficiente aunque tienen dos tanques, a pesar de estas dificultades, a las que se suma el clima, los isoseños se muestran felices de vivir en el lugar y conservan celosamente la cultura y la lengua guaraní.

La pobreza es palpable en el lugar, por lo menos desde la perspectiva “karai”, las casas son pequeñas, en algunos casos con materiales precarios, y los servicios básicos son todavía deficientes. Sin embargo, la escuela, donde los menores cursan hasta 2do de secundaria, está recientemente refaccionada y tienen un centro médico que incluye a 2 enfermeros y una ambulancia.

El clima caliente y los poderosos vientos dificultan la agricultura, aunque logran producir maíz, producto básico fuertemente ligado a la cultura guaraní, yuca, cumanda (frejol) e incluso arroz, aprovechando la cercanía de los Bañados del Isoso. Además cuentan con un hato ganadero comunal. Estas actividades se complementan con la pesca y la cacería “todavía encontramos mucho que cazar”, nos cuenta aliviado el Capitán.

Mientras un par de niñas juegan sentadas sobre las raíces del mistol, que están claramente visibles gracias a los fuertes vientos, sus madres y padres nos cuentan que la falta de dinero y oportunidades les ha impedido continuar sus estudios, por lo que con mucho entusiasmo es que han decidido seguir sus estudios con Ñañope Ñande Ñemboe y motivar la participación de más personas del lugar.

Escuche la entrevista con el Capitán de Kuarirenda

Foto: IRFA

Texto: Julio Rodríguez Barrancos

Saludarles con atención a todas las autoridades que nos acompañan en este espacio. De igual forma, a quienes nos honran con su presencia; y, de forma especial, a cada niño y niña que tenemos acá, porque el sendero que hagamos nosotros es por donde ellos caminarán.

Estamos convencidos de que los buenos procesos se construyen paso a paso en su debido tiempo-espacio y en sus encuentros-desencuentros; o, como dirían nuestros abuelos, de “pasito a paso y con paciencia se transita por senderos seguros hasta alcanzar la cumbre del saber”.

Es así que, en estos tiempos en el que estamos viviendo como resultado de nuestras luchas, el desarrollo de la autonomía guaraní “Charagua Iyambae”, como la primera experiencia en Bolivia, por el autogobierno y autodeterminación con participación plena de nuestras comunidades, reafirmamos que para “para el vivir bien” necesitamos trabajar en conjunto desde nuestra identidad y con nuestra sabiduría.

Para avanzar y dar continuidad al sueño de nuestros antepasados, necesitamos recordar, compartir y proyectarnos desde nuestra cultura, dejando a nuestros hijos un territorio propio, una organización fortalecida y sistemas productivos reales y acordes al avance científico-tecnológico de la actual sociedad, sin olvidarnos de dónde venimos, a donde vamos y quiénes somos.

En consecuencia, y siguiendo los preceptos de nuestro Estatuto, nos toca organizarnos, planificar y ejecutar planes, programas y proyectos de educación, ciencia, tecnología e investigación que es el camino que debemos transitar para concretar y defender nuestro modo de ser.

Para ello, proponemos:

• Que el Gobierno Autónomo Guaraní “Charagua Iyambae”, en el marco de las políticas autonómicas, asuman esta feria educativa productiva cada año como un espacio que permita la generación e intercambios de: saberes y conocimientos, comercialización y alianzas estratégicas interinstitucionales.
• Que la educación es nuestra el pilar fundamental para alcanzar nuestros objetivos de nuestra autonomía. Para ello, se debe implementar estrategias efectivas destinando recursos económicos suficientes a través de normativas autonómicas que fomenten la consolidación de procesos formativos intercultural, bilingüe y alternativo de jóvenes y adultos.
• Que en el marco de nuestras prácticas culturales y concordancia al Estatuto, es imprescindible la participación de los poseedores de la sabiduría y del don de la palabra en el sistema educativo autonómico formal, alternativo y especial “Charagua Iyambae”.
• Que las iniciativas económicas productivas son la base para la sostenibilidad del modelo autonómico. En este sentido, es una prioridad fomentar las iniciativas familiares, asociativas y comunales, a partir de políticas autonómicas para la formación técnica, recursos económicos de inversión, desarrollo tecnológico partiendo de la satisfacción de la demanda interna y avanzando hacía mercados regionales, nacionales e internacionales.
• Que el desarrollo socio productivo necesita permanentemente de investigaciones y producción de materiales que recuperen y difundan los saberes y conocimientos con valor de uso. Para ello, es urgente trabajar en la elaboración de una Ley Autonómica que ponga en funcionamiento el Fondo Editorial establecido en el artículo 92 del Estatuto.

Por lo tanto, a nombre de todos los participantes, hombres y mujeres, aquí presentes en esta “Feria Educativa Productiva 2017” del territorio autonómico “Charagua Iyambae”, reafirmamos nuestra convicción de seguir avanzando en la consolidación de nuestro autogobierno y autodeterminación.

Es dado en Charagua Iyambae a los veinte y ocho días del mes de noviembre de dos mil diecisiete.

“ÑAÑOPE VAERÄ YANDE YEMBOE JARE ÑAMOMIRÄTA VAERÄ ÑANDE MBARAVIKI ÑANE RËTAPE”

Tenonde, romondo tamaraeme opaete ñane mburuvicha reta kuaepe peï vae. Jokoraiñovi, oapete kuaepe peï vae orepitepe; jare, joko raïñovi, opaete michia reta ñande pitepe oï vae retape, echako tape ñande yayapo vae jae retako kuri oguatata jokoropi.

Roguiroviako, teko ñamboisi kavi mbegue rupi, iarape kavi yave jare oyoaka-yoaka rupi kavi yave, tape jupi rupiruivaeko yaguata ñai; jaeramoko, ñande ramii reta jei ñandeve: “mbegue-mbeguepe yaguata yave jare ñande pia guasu yave, yaipiti arakuaa”.

Mbaeyekou tuichaguepeko ñai ñande ñoräro mbaraviki iyaviyere, jaeko ñambo jee Tembiokuai Ñande Reko Rupi “Charagua Iyambae”, jaeño pëtipe oï tëta guasu Mboriviape, ombojisi vaerä mbae-mbae reta teko rupi jare opaete tëta reta iñee rupi. Joropi, añave ñamomiräta ñane ñee “yaiko kavi päve vaerä ñande reko rupi”, yaparavikitako metei ramiño ñande reko rupi jare ñande arakuaa ndive.

Jekuaeñoi yaguata yaja vaerä kuae tape rupi, kuae mbaiu ñande tenondegua reta oeya ñandeve vae rupi, aguiyetako ñane akañi ñande rekogui jare ñane ñeegui; jaeramo, ñamomirätata kavitako yemboe rupi, mbaraviki rupi yaeya vaerä ivi jare tëta ikavi ñande sambia retape, ojo pävetako karai reta iyarakuaa ndive.

Ñande reko rupi jare yamboete reve ñande mborokuai guasu, añave ñamomiratätako yande yemboati reta, yambojisi kavitako mbaraviki reta ñande yeipe yande arakuaa rupi, jokoraiñovi yaiporu kavitako karai reta iyarakuaa; kuae jaeko tape ñamomiräta vaerä ñande reko jare ñane ñee.

Jaeramo, mburuvicha reta, ore roe:

• Kuae Tembiokuai Ñande Reko Rupi “Charagua Iyambae”, oipitako jare ombokuakuatako kuae yemboati arasa ñavo-ñavo, echako kuape yaechauka jare ñamoeräkuaa mbaraviki reta yemboe rupi yaupiti vae; kua ndiveko ñamomiräta ñande arakuaa jare jokoraiñovi ñañope kavi yemongueta reta opaete ñande mborika reta ïru reta ndive.
• Yemboe yande arakuaa rupi jaeko okita oyoko vaerä Tembiokuai Ñande Reko Rupi “Charagua Iyambae”. Jaeramo, pembojisi kavitako jare peñonotako korepoti tembiokuai rupi, joko raï ñamomiräta vaerä yande arakuaa opaete kuaepe yaiko vae, ñane ñee rupi jare jokoraiñovi karai ñeendive.
• Ñande reko rupi yamboeteko ñande Arakuaa Iya jare Ñee Iya reta. Jaeramo, ñamoinguetako ñande ramii reta ñande yemboe rupi.
• Opa mbaravikiapo reta oime ñane rëtape vae, jaeko ñande reko omoingove vae jare oyekou jese vae. Jaeramo, pe mburuvichara peï añave vae reta, pemboätangatutako kuae mbaraviki reta yemboe rupi, korepoti ndive jare yaiporutako karai reta jembiporu, kuri aguiyeära oata ñandeve tembiu tëta reta rupi, jare jokogui yaraja vaerä irü tëta reta rupivi.
• Yambokuakuaa vaerä ñande arakuaa yemboe jare mbaraviki rupi, yamboetetako ñande reko jare ñane ñee. Jaeramo, peparavikitako metei tembiokuare ombojisi vaerä tembikuatia rupi kuae yemongueta; echako, oimema oï tembiokuai guasu vaepe.

Kuae jeko pegua, opaete kuaepe ñai jeere, kuae tëta Charaguape, romboaikuereye yaguata jare yaparaviki ñamomiräta kuae Tembiokuai Ñande Reko Rupi “Charagua Iyambae”.

Yasoropai, topita yandere jare pe mburuvicha reta peï vaere!!!

Fundación IRFA Radio Santa Cruz dio inicio a su programa Ñañope Ñande Ñemboe, "tejiendo nuestra educación", este lunes 19 de febrero en la Autonomía Guaraní Charagua Iyambae, programa desarrollado en el marco de la educacion alternativa y bilingüe, en el nivel primario.

Los programas radiofonicos de primero a sexto de primaria son difundidos por nuestra frecuencia modulada 98.3 MHz en la ciudad de Charagua, de 14:00 a 15:00 con repris a horas 19:20 pm.

Estudiantes jovenes y adultos de las cuatros capitanias guaranis de Charagua y dos centros urbanos, se educan a traves de Instituto Radiofónico Fe y Alegria Fundación IRFA, educando y comunicando para la vida.

Texto: Marco Antonio Casiano

"Irande" es el título de la novela escrita en guaraní por el desaparecido investigador Elio Ortíz, que fue traducida al español por Elías Caurey y que será presentada oficialmente en el territorio indígena Charagua Iyambae  en el marco del 42 aniversario de Fundación IRFA.

Según explicó Caurey, en este mes de octubre, mes aniversario de Fundación IRFA, se tiene prevista la realización de una presentación y conversatorio con estudiantes de las promociones de dos colegios del territorio de Charagua.

Elías Caurey recordó que “Irande” fue presentada por Ortíz para participar en el 3er concurso nacional de narrativa en idioma originario, del cual resultó ganadora y fue publicada en 2015, sin embargo, Ortíz no pudo ver su novela publicada debido a su fallecimiento.

En 2017 la novela fue traducida por Caurey y publicada con el apoyo de Fundación IRFA, por la preocupación de que mucha gente no conoce este trabajo de Ortíz, apuntó Elías.

Fundación IRFA desarrolla en Charagua, junto con las Capitanías y el gobierno indígena, un programa de Educación Intercultural Bilingue, con el apoyo de LED (Servicio de Liechtenstein para el Desarrollo).

Escuche la nota de Marco Antonio Casiano.

Foto: La Razón

“La noche avanza. Todo está en silencio. No se escuchan voces porque el pueblo descansa. Los que no duermen son los Arakuaa Iya, porque el silencio es fuente de inspiración para ellos, sienten las energías del cosmos y a través de ellas saben lo que está pasando en su comunidad. La abuela Nanui es la maestra de los Arakuaa Iya y esa es, tal vez, la razón por la que se revuelve en su cama, tiene demasiadas preocupaciones y lleva varias noches sin poder dormir. Esa tarde su nieta Irande ha comenzado a menstruar y al día siguiente iniciará el proceso del yemondia. La abuela Nanui está reflexiva, piensa en el destino que le tienen deparado los Dioses a su nieta y en qué sabiduría debe transmitirle para que pueda enfrentar las adversidades: en el futuro no se sabe qué vida llevarán los jóvenes y solo sabiendo leer o interpretar el futuro podemos aconsejarlos. Estas son las ideas que ocupan a la abuela. Su agobio es aún mayor ante los rumores de que en Isipotïndi existen karai que son malos con los guaraní. Un mes atrás, en Macharetí, los karai invadieron la comunidad con fusil en mano y dejaron muchos muertos. Los guaraní respondieron con arco y flecha.

Al escuchar lo ocurrido la abuela Nanui hizo un esfuerzo por no recordar lo que le sucedió a su hijo Kurinda, el padre de Irande, pero le era imposible. En Mburukuyati, mientras Kurinda visitaba a sus cuñados, fueron sorprendidos por los karai. Los tuvicha de la comunidad hablaron con los karai de la forma más cortés y diplomática para evitar un enfrentamiento. Pero al percatarse de que los karai no iban en son de paz, los dirigentes procedieron a organizar a sus kereimba para defenderse de los invasores. Kurinda no dudó en incorporarse a la resistencia para pelear junto a sus cuñados.

En Mburukuyati la mañana estaba sombría. Los pájaros no trinaban. Las flores no habían abierto sus pétalos. En las alturas los cuervos revoloteaban presagiando un infortunio. Y cerca del mediodía los karai comenzaron a atacar a los guaraní. Las balas y las flechas se entrecruzaban. El caliente sol de la tarde fue testigo de cómo se iban dando los muertos en ambos lados. Al final de la tarde los pocos kereimba que quedaban seguían guerreando, y a la medianoche cayó el último. Desde entonces la esposa y los hijos de Kurinda y de los demás guerreros quedaron en manos de los karai en condición de sirvientas y peones, sin derecho a nada…”

Así es como inicia la novela IRANDE del escritor guaraní Elio Ortiz (1968-2014). Ese fragmento me trae a la imaginación cómo pudo haber pasado en Kuruyuki un hecho que marcó la culminación de una etapa del tiempo ordinario de la nación guaraní y el comienzo de otro.

Siguiendo el calendario gregoriano, este 28 de enero de 2018 se recuerdan los 126 años de la batalla de “Kuruyuki” (1892), donde los guaraní se enfrentaron a los karai por la defensa de su territorio, y los 26 años de aquel recordado centenario (1992) de dicho suceso donde los mburuvicha (líderes) guaraní trazaron el desafío de cambiar la estrategia de que “la lucha ya no es con arcos y flechas, sino lápiz, papel y su sabiduría”; asimismo, la Iglesia Católica –a través del Vicariato Apostólico de Cuevo- hacía su opción preferencial por el Pueblo Guaraní.

Sobre lo acontecido en Kuruyuki se han dicho muchas cosas y escrito libros, ensayos, artículos, reportajes… todos desde la perspectiva karai –tantos nacionales como extranjeros- y cada cual con sus versiones de acuerdo a sus intenciones. Desde el punto de vista guaraní, el que abordó el tema fue Elio Ortiz en su novela escrita en guaraní “IRANDE. Ara Tenondegua Jaikue Kuñatai Oiko Vae” (2015), quien ficcionaliza y la ambienta previo a los sucesos de la batalla de Kuruyuki; la novela la hemos traducido al castellano bajo el título de “IRANDE. La muchacha que anduvo detrás del tiempo primigenio” (2017).

Sobre Irande de Elio, la escritora cruceña Liliana Colanzi dice: “Ortiz decidió, en vez de escribir una novela de denuncia sobre las condiciones de esclavitud que soportaban los indígenas del Chaco a manos de los terratenientes, mostrar la vida en una comunidad que se mantenía en libertad antes de la masacre y que vivía de acuerdo a sus tradiciones previo a la llegada de la modernidad y del cristianismo” (El Deber, 17-12-2017). En tanto que la poeta y literata paceña Mónica Velásquez se pregunta: “Irande ¿Qué espíritu alumbrará esa lengua?” y escribe “A veces, raras, un libro aparece en nuestro medio portando un cosmos entero, audible, vivo…” (La Razón, 18-10-2017). Y, no cabe duda, la obra es como un manantial de agua cristalina, donde el que se mire ve lo que quiere ver, respuestas a interrogantes que hay en el corazón, una de ella es: ¿Qué va a suceder con nuestro territorio y nuestra nación, o será que nuevamente tendremos que pasar lo que pasaron nuestros abuelos y abuelas en Kuruyuki? Irande termina de esta manera:

“Dos días después de la desaparición de Irande, se comienza a rumorear que fue asesinada por los karai. En algún lugar, por el camino, fue sorprendida sola. Tal vez abusaron de ella, luego la mataron y la dejaron botada.

Ante la noticia, a Apiaguaiki le invade una gran tristeza. Llora, grita como un desquiciado. Se siente culpable por la muerte de Irande; también culpa a los Poseedores del Don de la Palabra y la Sabiduría, porque de no ser por ellos, habría vivido tranquilo igual que los demás jóvenes.

Cuando escucha que la gente del pueblo comienza a llorar fuerte, Apiaguaiki corre al monte y se interna como un jaguar que vuelve al monte. Nadie sabe dónde se va. El pobre abuelo Yupaire lo busca con desesperación y locura, pero sin ningún resultado. Los habitantes del pueblo se golpean el pecho y se sienten culpables por haber prohibido a los jóvenes que se amen, pero ya nada pueden hacer ante la trágica muerte de Irande.

Muchos días después pasa por el pueblo Apiaguaiki, pero ya no es el mismo de antes. Irradia una fuerza y una energía increíbles: podría matar con la mirada. Posee una habilidad sobrehumana para la lucha: no hay cómo enfrentarlo sin salir derrotado. Además, maneja palabras profundas y sabias, no hay argumentos que refuten los suyos. Rápidamente, como la misma luz o la noche, la noticia de que él es el enviado de los Dioses para defender a las comunidades se extiende por todos lados. Es por eso que comienzan a llamarlo “Apiaguaiki Tüpa”.

Al poco tiempo se sabe que se enfrentó a los karai en la localidad de Ivo, en la comunidad de Kuruyuki, y con un ejército de guerreros confrontaron a los invasores del territorio guaraní. Fue una hazaña heroica, pero con resultado desfavorable para el grupo de Apiaguaiki. Sucedió –en el calendario karai– el 28 de enero de 1892. Se desconoce lo que pasó después, porque los ancianos que contaban aquellas historias han muerto. Así es que, con la predicción de que “En la posteridad serán los karai quienes cuenten la historia del pueblo guaraní”, este será el fin de nuestra versión de la historia.

Antes de que se cumpliera esa profecía, un anciano cuyo nombre no se conoce dejó este sabio consejo a su pueblo:

“Por los errores de los Dioses nos extinguiremos y estaremos condenados a vivir con dolor y sufrimiento en las tinieblas, hasta que nuevamente llegue la sabiduría y nos ilumine para volver a vivir, para volver a crecer hasta la plenitud y para luego volver a morir por sus errores. ¡Por eso, cuando la oscuridad llegue, sepan escuchar y sentir el universo, vean con los oídos e interpreten al tiempo! ¡Cuando el tiempo llegue, escuchen, sientan la Palabra!”

¿El tiempo se acerca? ¿La oscuridad se aproxima? ¡No lo sabemos…!”.

Los expertos en la lengua guaraní que estuvieron como jurados y eligieron a “Irande” como ganadora de la “III versión del Premio de Narrativa en Idioma Originario ‘Guamán Poma de Ayala’ en idioma guaraní”, dicen al respecto: “La narración recoge aspectos culturales del pasado, del presente y del futuro [guaraní]”. En tanto que, Kandire Ortiz –hijo menor de Elio- en la presentación a la versión castellana nos dice: “Este es un viaje –por así decirlo- a través de lo que es la esencia de "nuestro sentir” (yaendu vae) del mundo físico y espiritual. (…) Los invito a descubrir junto a Irande y sus vivencias el inicio-el fin-el inicio-el fin… de la nación guaraní.”. Valgan estas palabras, sobre todo referido al “inicio-el fin-el inicio-el fin…”, para plantear algunas ideas –a manera de sugerencia- para los tëtara reta (conciudadano guaraní) para ‘Resignificar Kuruyuki’:

• Si seguimos la lógica del tiempo-espacio desde la noción guaraní, veremos que ese inicio-fin-inicio-fin es el ciclo de su historia. En ese sentido, para entender lo que pasó en Kuruyuki (antes, durante y después) veremos que los hechos se dan en esa relación y encontraremos respuestas y nuevas preguntas que nos permitan seguir caminando. Para ello, creemos importante que el ritual (recordatorio, exposiciones, fiesta, etc.) que se hace en Kuruyuki también se haga paralelamente en cada zona o capitanía; es decir, mientras las principales autoridades (mburuvicha reta de las 29 capitanías guaraní) se reúnen en Ivo (lugar donde se hace el acto central), en las zonas también se lleven actos similares, de manera simbólica con la temática central sobre Kuruyuki, y para ellos será de capital importancia el rol de los medios de comunicación, la socialización de la información de lo que está pasando en cada lugar dará motivación y realce al hecho. Cada cinco años estos eventos tienen que dar un ‘salto’, por ejemplo: una marcha hacia Kuruyuki, al espacio físico, desde diferentes puntos del territorio guaraní…

• Kuruyuki como un espacio físico y simbólico para la nación guaraní tiene que jugar ese rol. Para ello, en los temas de conversación y discursivo no se debe perder de vista la reconstitución territorial guaraní, entendida como una forma de lograr que los guaraní de hoy, vinculados física y simbólicamente a unos espacios territoriales determinados, desarrollen dimensiones nuevas de etnicidad y universalidad al ingresar al amplio mundo de la interculturalidad, acudiendo a diversos mecanismos como el de la Autonomía Indígena Originaria Campesina (ya se tiene a la “Autonomía Guaraní Charagua Iyambae” y otros que vienen en camino), el mundo del ciberespacio emplearlo como un vehículo comunicacional de su lengua, la formación de recursos humanos en diferentes campos y fortalecer el posicionamiento de las instituciones guaraní entre otras acciones.

• Kuruyuki como espacio de reencuentro de la nación guaraní tiene que estar enfocada sus acciones a fortalecer la unidad. Para ello, urge hacer algunos ajustes: A) Hacer del evento un encuentro donde el centro sea el ñande reko (modo de ser guaraní) y no dejar que esté supeditado a cuestiones religiosas o político-partidarias, porque muchos tëtara (de Argentina, Paraguay y de la misma Bolivia) participan del evento guiados por su referencia identiraria y de unidad, como se dice en guaraní “opako mbae-mbae reta jenda oï (cada cosa tiene su lugar y espacio)”. B) Desde lo guaraní, siguiendo las normas de organizar fiesta (arete), se tiene Arete Iya (Organizador o responsable de la fiesta) y lo cual nos lleva a pensar que Kuruyuki debería tener su Arete Iya, sería quien o quienes liderarían, en coordinación con la Asamblea del Pueblo Guaraní, en organizar la fiesta…

• Kuruyuki como espacio de encuentro cultural y lingüístico. Emplear con fuerza al idioma guaraní en el evento, por ejemplo: si se va a seguir realizando el campeonato de fútbol en Ivo, para darle un toque guaraní al menos, ver la manera de hacer por altavoz el relato de los partidos en el idioma; los discursos en el acto central tienen que ser bilingües, es decir tiene que haber intérpretes ya sea del guaraní o castellano, dependiendo de la situación; fortalecer los espacios de exposición para hacer conocer los saberes y conocimientos guaraní…

• Kuruyuki como espacio de compartir entre guaraní y con el no guaraní. Es decir, un espacio para valorar la hospitalidad y calidad de ser guaraní; considerando que, de acuerdo al ñande reko tener un mboupa (visita) es un valor incalculable y fuente de grandeza, tanto personal como colectivo. En ése contexto, las visitas tienen que ser tratadas como tal y explicarle que ellos también tienen que ocupar su lugar.

A la postre, para cerrar nuestra reflexión, siguiendo la profecía de Elio, es muy probable que el tiempo esté llegando, porque la Arakuaa (sabiduría fundada en la razón) y la Ñee (la palabra fundada en el sentimiento) están comenzando a dialogar, esperemos que dure mucho tiempo esto. Cuando veo y siento nuestro ñande reko es como la lluvia que comienza de gota en gota hasta que llueve; fortalezcamos el valor más grande que tenemos: nuestro ñande reko y, con él, nuestro ñee; trabajemos por la re-codificación de las sustancias históricas (convencionales) al lenguaje étnico de nuestra historia, ya que como guaraní lo reflejamos en nuestra arakae y karamboe...

Enero, Territorio Guaraní –Bolivia

Caurey (Ave nocturna) es escritor guaraní, sociólogo y antropólogo de formación. Actualmente trabaja en la Fundación IRFA y está domiciliado en el Territorio Autónomo “Charagua Iyambae”. 

Escuche la entrevista conElías Caurey.

 

Desde el Cuzco, la mítica región peruana cuna de los Incas, una treintena de mujeres y hombres de origen quechua llegaron hasta Charagua para visitar este territorio indígena autónomo, a manera de devolver la visita realizada por guaraníes a esa región peruana en junio de este año en el marco de un intercambio de experiencias educativas y culturales.

Con el apoyo de LED (Servicio de Liechtenstein para el Desarrollo), Fundación IRFA y la institución peruana TAREA, fueron las organizadores de ambos encuentros, enfocados en la Educación Intra e Intercultural Bilingüe (EIB) que se desarrollan tanto en Charagua, con población adulta, como en la región de Cuzco, con niños en edad escolar.

Nuestros visitantes llegaron al territorio guaraní el día lunes 28 de agosto por la tarde, a la comunidad Tacuarembó en la Capitanía Charagua Norte, donde fueron recibidos con chicha y baile, por las autoridades indígenas y los comunarios del lugar. Allí visitaron la experiencia de educación permanente bilingüe en apicultura que lleva adelante Fundación IRFA en coordinación con el pueblo guaraní.

Tacuarembo

Por la noche en Charagua pueblo, fueron recibieron la bienvenida de representantes de la asamblea autónoma y de las capitanías, una vez más al ritmo de música guaraní y chaqueña, los visitantes devolvieron el cariño bailando ritmos quechuas.

El martes 29 de agosto, fue el turno de visitar la Capitanía de Alto Isoso, llegando hasta la comunidad de Kapeatindi, donde los ritmos de ambas regiones una vez más se hicieron sentir bajo el sol y el fuerte viento isoseño. Luego de las bienvenidas correspondientes, se pasó a visitar la experiencia educativa en sanidad animal en la comunidad de Copere Loma.

CopereLoma

El miércoles 30 llegaron hasta Pueblo Nuevo, Capitanía Parapitiguasu, pasando el puente ferroviario sobre el río Parapetí, allí se mostró la experiencia de educación intercultural bilingüe con adultos. Fueron los mismos estudiantes y facilitadores quienes contaron sus experiencias al respecto.

PuebloNuevo

Finalmente, por la tarde se hizo una reunión final en la que participaron tanto los viajeros peruanos, como las mujeres y hombres guaraníes que fueron parte del viaje al Cuzco en el mes de junio. Allí se habló de qué les impactó más de ambas visitas, destacando aspectos culturales de ambas partes, pero también identificando debilidades propias que se pueden fortalecer a través de la educación y la comunicación.

Así las mujeres y hombres quechuas que llegaron de Perú hasta Charagua, dejaron este territorio con el deseo de volver a visitarlo algún día y destacando la capacidad organizativa del pueblo guaraní, su respeto por las autoridades tradicionales y el proceso autonómico que pretende consolidar la gestión del territorio y sus recursos, así como la conservación de su cultura.

Texto: Julio Rodríguez Barrancos
Fotos: Fundación IRFA

Más artículos...